Ir al contenido principal

Porque es importante leer la etiqueta de los alimentos

Porque es importante leer la etiqueta de los alimentos Las etiquetas de los alimentos proporcionan información sobre el recuento de calorías, el tamaño de las porciones y el valor nutricional de los alimentos. Familiarizarse con ellos le ayudará a tomar decisiones saludables a la hora de comprar. Sobre las etiquetas de los alimentos Las etiquetas de los alimentos proporcionan información nutricional sobre los alimentos que compras. Utilice estas etiquetas para elegir alimentos más saludables. Qué hay que tener en cuenta Compruebe siempre primero el tamaño de la porción. Toda la información de la etiqueta se refiere al tamaño de la porción. Muchos envases contienen más de una ración. Por ejemplo, una ración de pasta suele ser de 56 g (2 onzas) cruda o de 0,24 l (1 taza) cocida. Consumir 2 tazas (0,48 litros) en una comida significa consumir 2 raciones. Esto supone el doble de calorías, grasas y otros nutrientes que los indicados en la etiqueta. El recuento de calorías indica el número d

Porque es importante leer la información que muestran los productos

 Porque es importante leer la información que muestran los productos

Las etiquetas de los alimentos nos proporcionan información sobre los mismos y su lectura puede ayudarnos a hacernos una mejor idea de lo que nos llevamos a la boca, si es una buena opción para nuestra dieta o si es recomendable la moderación.

La lectura de las etiquetas de los alimentos nos ayuda a elegir los alimentos adecuados, por eso es tan importante. También puede abrirnos los ojos y cambiar nuestras ideas erróneas sobre alimentos que antes creíamos muy sanos, pero que tras leer la etiqueta nos damos cuenta de que su composición no es la más saludable.
Las etiquetas de los alimentos no sólo proporcionan información sobre el contenido calórico, el tamaño de las porciones y los nutrientes, sino también sobre los ingredientes que pueden esconder productos poco saludables y la fecha de caducidad, lo que contribuye a la seguridad alimentaria del consumidor. El envase también contiene información sobre la conservación, la preparación óptima y otros datos que pueden ser de interés para nosotros.

A partir de la información nutricional podemos saber cuánta grasa contiene un producto, qué grasas son saturadas, cuáles son trans y cuáles insaturadas, así como el porcentaje de hidratos de carbono, proteínas, fibra y azúcares simples. Todo esto nos ayuda a elegir los alimentos según nuestras necesidades y preferencias: Los que quieren perder peso eligen una versión con menos grasas saturadas y azúcar, los que siguen una dieta que promueve la hipertrofia eligen una dieta rica en carbohidratos complejos y proteínas, y los que sufren de diabetes eligen una versión con más fibra y sin azúcar.

La lista de ingredientes proporciona información interesante para quienes sufren de intolerancias o alergias, ya que contiene todo lo que querríamos saber sobre los ingredientes del producto.

Para consumir los alimentos de forma segura y sin perjudicar la salud, es importante saber cómo se conservan y cuál es su fecha de caducidad o vida útil.

Por eso debemos prestar atención a las etiquetas de los alimentos, porque nos proporcionan información importante sobre lo que comemos, específica de cada alimento y fiable para elegir las alternativas más beneficiosas para nosotros.

Entradas populares de este blog

Se puede leer dos libros a la vez

Se puede leer dos libros a la vez Una pregunta demasiado común para un hábito tan apasionante: ¿es buena idea leer dos (o más) libros al mismo tiempo? Desmontamos mitos y damos consejos.  Cómo leer con tu hijo, aunque aún no sepa leer. Cómo leer más, leer mejor y recordar de qué tratan los libros. Leer dos libros al mismo tiempo, ¿sí o no? Imagen: "Llámame por tu nombre" (Luca Guadagnino, 2017). Si usted es una de esas personas que disfrutan de la lectura, probablemente se haya hecho esta pregunta más de una vez. O tal vez haya resuelto este problema usted mismo. Leer dos libros al mismo tiempo: ¿es una buena idea o no tiene sentido? Los que ya la han contestado poniéndola en práctica saben que esta pregunta es casi inútil.  No hay ninguna investigación relevante que recomiende centrarse en una sola de estas aficiones, pero muchos recomiendan convertirla en una afición puntual (o incluso poco frecuente) para muchas personas, y hacerla con la mayor regularidad posible. Tampoco

Porque es importante leer la etiqueta de los alimentos

Porque es importante leer la etiqueta de los alimentos Las etiquetas de los alimentos proporcionan información sobre el recuento de calorías, el tamaño de las porciones y el valor nutricional de los alimentos. Familiarizarse con ellos le ayudará a tomar decisiones saludables a la hora de comprar. Sobre las etiquetas de los alimentos Las etiquetas de los alimentos proporcionan información nutricional sobre los alimentos que compras. Utilice estas etiquetas para elegir alimentos más saludables. Qué hay que tener en cuenta Compruebe siempre primero el tamaño de la porción. Toda la información de la etiqueta se refiere al tamaño de la porción. Muchos envases contienen más de una ración. Por ejemplo, una ración de pasta suele ser de 56 g (2 onzas) cruda o de 0,24 l (1 taza) cocida. Consumir 2 tazas (0,48 litros) en una comida significa consumir 2 raciones. Esto supone el doble de calorías, grasas y otros nutrientes que los indicados en la etiqueta. El recuento de calorías indica el número d

Por que es importante leer obras del renacimiento español

 Por que es importante leer obras del renacimiento español La lectura es un proceso cognitivo de exploración de mundos e historias que nos hacen pensar. Y no sólo eso: transporta ideas y cambia la vida de las personas. Los lectores se vuelven más intelectuales, sus mentes se desarrollan y también ven lo que no existe, aumentando así su imaginación. Cuando leemos con regularidad, ejercitamos nuestro cerebro como un músculo y mejoramos nuestra memoria, así como nuestra ortografía y sintaxis. La lectura de una buena obra literaria nos prepara para afrontar las realidades de la vida, aprecia la felicidad, amplía nuestros horizontes de conversación, entretiene, e incluso nos hace crecer como personas, mejorando nuestro lenguaje y, por tanto, nuestra comunicación. El lenguaje propiamente dicho consiste en un sistema de comunicación situado en cuatro centros neuronales del cerebro, en una zona denominada DAL (centros corticales del lenguaje). Esta zona consta de 5 partes: Área de Luria: coord